Residente y No Residente en España: ¿Cuál es la Diferencia?

diferencia entre residente y no residente en España
diferencia entre residente y no residente en España

¿Cómo se si soy residente o no residente en España? ¿Cuál es la diferencia entre ambos estados y cómo me van a afectar?

Esta es una pregunta que surge con frecuencia, y con razón. Ser o no residente en el territorio español condiciona radicalmente tus responsabilidades en el país, y conocer las diferencias es clave. Sin embargo, no siempre está claro exactamente qué constituye ser uno u otro, especialmente para los extranjeros que acaban de mudarse al país.

Así , ¿qué significa ser residente en España exactamente? En este artículo aclararemos todas tus dudas, explicando al detalle este concepto y haciendo hincapié entre las diferencias de residencia fiscal y a nivel de inmigración.

Lo primero que hay que tener en cuenta es la enorme diferencia que existe entre la residencia fiscal en España y la residencia general. ¿Qué significa obtener la residencia española? Significa simplemente conseguir tu permiso de residencia en el país.

Si planeas mudarte a España y vivir a largo plazo en el país, tal vez incluso con la posibilidad de trabajar, vas a necesitar obtener la residencia.

Por otro lado, la residencia fiscal se refiere al estado de un extranjero que vive en España, donde el pago de impuestos de residente es obligatorio.

Existe una idea errónea común que surge aquí, ya que muchos han escuchado que durante los primeros 3 meses en España eres un no residente y, una vez que ese tiempo llega a su fin, automáticamente te conviertes en residente. Pero eso no es cierto en absoluto, y la confusión proviene de una malinterpretación de estos términos.

Generalmente, cuando habla de ser residente o no residente en España, lo que realmente se está refiriendo es a la residencia fiscal. Es decir, al estado que se obtiene después de pasar más de 183 días al año en el país, algo que no implica ser titular de un permiso de residencia.

Así, por ejemplo, puedes tener residencia española, pero ser no residente fiscal.

En las secciones siguientes, aclararemos aún más las definiciones de estos términos y explicaremos el proceso correspondiente.

Conseguir el visado de turista primero, después la residencia legal

Supongamos que no eres ciudadano de la Unión Europea. Si deseas visitar España, tal vez para iniciar el procedimiento de conseguir tu visado o para encontrar una propiedad para comprar más adelante, vas a necesitar el visado de turista. La visa de turista te permitirá permanecer en el país únicamente por 3 meses. 90 días es el plazo de tiempo máximo que puedes vivir en España sin residencia. Una vez que finalice ese período, y no has obtenido ninguna de las visas que se pueden solicitar en España (por ejemplo, la visa de estudiante o el visado de emprendedor), tendrás que regresar a tu país de origen.

Sin embargo, si has obtenido otra visa durante esos 3 meses, puedes obtener tu permiso de residencia, lo que significa que habrás conseguido la residencia en España.

Por supuesto, también puedes iniciar el proceso para la residencia española desde tu país de origen. Si no estás solicitando una visa de turista, generalmente recibirás una visa de un año que te permitirá viajar a España. Una vez en España, tendrás que solicitar la tarjeta de residencia real que te permitirá quedarte más tiempo y hará oficial tu residencia en España.

¿Qué derechos te da la residencia en España?

La residencia en España es, para la mayoría de los permisos y visados, una autorización de residencia y trabajo. Es la certificación que te permitirá permanecer en el país sin estar en una situación ilegal. Sin embargo, como mencionamos, simplemente tener residencia en España no significa automáticamente que seas residente fiscal.

¿Cuándo se considera una persona residente en España?

Aquí es donde empezarás a entender qué significa realmente ser residente en España o no. Y todo tiene que ver con impuestos. Si pasas más de 183 días al año en España (6 meses), serás considerado como residente fiscal.

Por otra parte, si pasas menos de 183 días en el país, se te considera un no residente fiscal.

En la mayoría de los casos, cuando ves el término «no residente» refiriéndose a alguien, más específicamente significa «no residente fiscal».

Esto puede ocurrir con la golden visa. Al invertir medio millón de euros en bienes raíces en España, puedes obtener un permiso de residencia. Sin embargo, no es necesario estar en el país durante más de 6 meses para poder renovar esta visa, siempre y cuando visites España una vez al año y sigas siendo dueño de la propiedad.

En otras palabras, no necesitas convertirte en residente fiscal para mantener el visado de inversor. Así que puedes seguir pagando impuestos como no residente en España con ello.

¿Cuál es la diferencia entre no residente y extranjero?

La diferencia entre un extranjero y un no residente en España es que ser extranjero significa que no eres nacional español, y ser no residente significa que no estás pagando impuestos de residente o que no has adquirido el estatus que te obliga a pagar impuestos como un nacional español (aún siendo extranjero).

Por lo tanto, un extranjero en España puede ser residente o no residente.

En general, un extranjero puede vivir en España hasta 183 días como no residente fiscal.

Si pasa más de 183 días en España, tendrá que comenzar a pagar impuestos de residente. Sin embargo, como acabamos de mencionar, hay situaciones en las que puedes solicitar pagar impuestos como no residente incluso si estarás en España por más de 183 días. Por ejemplo, bajo la Ley Beckham.

Y, para dejar constancia de un concepto importantísimo, un extranjero puede quedarse en España con un visado de turista, sin un permiso de residencia, durante un máximo de 90 días.

Cualquier tiempo pasado después de esto requeriría residencia española; y cualquier tiempo pasado después de esto sin residencia española pondría al extranjero en una situación irregular.

Si tengo el visado de estudiante, ¿soy residente?

Si estás con un visado de estudiante, eres residente fiscal (de nuevo, siempre que estés más de 183 días por año en España).

Sin embargo, a menos que estés empleado o seas propietario de una propiedad, no tendrás que pagar impuestos.

En este sentido, si estuvieras en España con un visado de estudiante y luego consiguieras un trabajo, no podrías aplicar a la Ley Beckham porque has sido residente en España en el último año o años.

En el sentido de la residencia española, sin embargo, el visado de estudiante no es tu permiso de residencia típico. Esto se debe a que no es una autorización para vivir y trabajar en el país, sino más bien, una autorización para residir en el país mientras estudias. Entonces, en lo que respecta a la nacionalidad española, los años con el visado de estudiante solo cuentan la mitad.

¿Qué supone ser residentes fiscales en España vs no serlos?

Vamos a cubrir ahora la parte más importante. ¿Cuáles son las principales diferencias que encontrarás en ambas situaciones? Si es residente en España, deberás pagar los impuestos de los residentes. Y a los porcentajes de residentes.

Esto significa que, por ejemplo, tendrás que pagar el impuesto sobre la renta (IRPF) por todos los ingresos que obtenga en todo el mundo, sin importar el país en el que se originaron. Si no fueras residente, eso no sucedería. Los no residentes fiscales en España solo tienen que pagar el impuesto sobre la renta por los ingresos que obtuvieron en España. Se les impone una tarifa fija del 24%, sin posibles deducciones.

Ten en cuenta que los porcentajes exactos para cada impuesto a pagar son también diferentes y las situaciones pueden variar. Por ejemplo, en el caso del impuesto de sucesiones, que es para las herencias recibidas en forma de propiedades, dinero u otros activos, los residentes y no residentes están sujetos al mismo impuesto.

Además, también hay situaciones en las que puedes estar en España durante más de 183 días y seguir siendo no residente. Una forma de lograr esto es solicitando la Ley Beckham. Puedes solicitarla si no has vivido en España en los últimos cinco años y te mudas para trabajar.

Con la Ley Beckham, puedes pagar el impuesto sobre la renta como no residente fiscal durante seis años, lo que significa que se te grava a una tarifa fija del 24% en lugar de una tasa progresiva de hasta el 46%.

Esto también es posible con la visa de nómada digital, siempre y cuando seas un empleado de una empresa fuera de España y no un trabajador autónomo.

¿Deben los residentes y los no residentes realizar sus declaraciones de impuestos en el España?

Sí, ambos tienen que declarar impuestos en España. La única diferencia es que la declaración de impuestos para los residentes es mucho más compleja. Esto se debe no solo a que los residentes deben tener en cuenta sus ingresos y activos en todo el mundo, sino también porque el impuesto sobre la renta incluye salarios, pensiones, ganancias de capital por dividendos, ingresos pasivos por alquiler de propiedades e ingresos por la venta de activos.

Esto significa que tanto los residentes como los no residentes deben registrarse en la Agencia Tributaria Española para comenzar a cumplir con sus obligaciones legales. No hacerlo puede implicar una sanción monetaria severa.

Los momentos del año en que deben presentarse las declaraciones también varían según si eres residente fiscal o no. Además, los residentes deben incluir el modelo 720 en el que declaran todos los activos que poseen en todo el mundo.

Contacta con nuestros abogados a continuación y deja que nuestros expertos te guíen paso a paso:

0/5 (0 Reviews)
diferencia entre residente y no residente en España

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete a nuestra newsletter! | Subscribe to our newsletter!