Impuestos en España Para Autónomos: ¿Cuánto se Paga?

impuestos para autónomos en España

Si estás pensando en empezar a trabajar por cuenta propia en España, esto te interesa. Pues sin duda alguna, los diferentes impuestos que tendrás que pagar como autónomo son seguramente uno de los principales aspectos a tener en cuenta a la hora de tomar esta decisión.

En este artículo exploraremos los 3 principales impuestos que cualquier autónomo debe pagar en España de forma mensual, trimestral y anual; los porcentajes exactos, cómo presentarlos exactamente y qué bonificaciones puedes aplicar para ahorrar dinero.

El principal impuesto que cualquier trabajador por cuenta propia debe pagar es en realidad el impuesto sobre la renta (IRPF) que también pagar cualquier trabajador en España (sin importar si es autónomo o trabaja por cuenta ajena).

Este, como veremos en el siguiente apartado, constituye una de las 3 principales obligaciones fiscales que todo autónomo debe afrontar en el país.

Hablamos de un tipo progresivo que varía en función de los ingresos que generes durante todo el año fiscal (que va de enero a diciembre), y existen diferentes bonificaciones y deducciones que permiten reducir la base final.

*Encontrarás los tipos y tramos exactos en el siguiente apartado, pero para ir avanzando: ten en cuenta que los porcentajes van del 19 al 47%.

Además del IRPF, existen dos impuestos adicionales que tendrás que pagar: la cuota mensual de la Seguridad Social y el IVA trimestral.

Los 3 impuestos que paga un autónomo

Exploremos los 3 grandes impuestos que cualquier trabajador debe pagar en el país tras convertirse en autónomo:

Impuesto de la renta o IRPF

Siempre que seas un autónomo en España que pasa más de 183 días al año en el país, serás considerado  residente fiscal.

Los residentes fiscales deben pagar el impuesto sobre la renta en España por todos los ingresos generados en todo el mundo.

Eso, por supuesto, incluye los ingresos que generen a través de sus actividades por cuenta propia.

¿A cuánto asciende exactamente ese impuesto sobre la renta?

Depende.

Consiste en un tipo progresivo que (generalmente) va del 19 al 47%:

  • De 0 a 12.450€: 19%
  • De 12.450€ a 20.200€: 24%.
  • De 20.200€ a 35.200€: 30%
  • De 35.200€ a 60.000€: 37%
  • De 60.000€ a 300.000€: 45%
  • Por encima de 300.000€: 47%

Lo que también depende de tu situación particular son las diferentes bonificaciones aplicables al tipo base que reducirán tu base imponible (y por ende lo que tendrás que pagar a Hacienda). Más información al respecto en las próximas secciones.

Seguridad Social como trabajador autónomo

Cada mes, la Seguridad Social española le cobrará una cuota fija, y esto será así aunque no ganes absolutamente nada en el mes (es decir, si tus ingresos son 0€).

Esta cuota es la que te permitirá acceder a la Sanidad pública española, y también te permitirá recibir prestaciones por desempleo o por baja laboral (en caso de que lo necesites).

Es la misma cuota que las empresas retienen del sueldo bruto si trabajas por cuenta ajena.

En España, esta cuota mensual de la Seguridad Social es, como mínimo, de 293 euros.

Decimos mínimo porque puedes optar por pagar una cuota todavía mayor si quieres garantizar una pensión más alta una vez que te jubiles.

No obstante, existen algunas excepciones a esta cuota fija:

  • Durante tus primeros 12 meses como autónomo, únicamente pagarás 60 € al mes
  • Durante tu segundo año (del mes 13 al 24), pagará 150 €
  • Si eres una madre que vuelve de tu baja por maternidad, puedes solicitar un descuento del 100% durante 12 meses
  • Y si trabajas a tiempo completo en una empresa pero a tiempo parcial como autónomo, obtendrás automáticamente una reducción del 50% durante los primeros 18 meses, y después tendrás una reducción del 25%

IVA trimestral

Una vez por trimestre (dentro de los primeros 20 días de enero, abril, julio y octubre), tendrás que presentar y pagar el IVA trimestral.

En España, el IVA es del 21%, y aplicarás este impuesto como un extra a los diferentes conceptos en las facturas que envíes a tus clientes.

El funcionamiento es bastante sencillo.

Durante cada trimestre, cada factura que envíes incluirá un 21% extra sobre tus precios. Por cada factura relacionada con el negocio que recibas y por todas aquellas facturas de productos relacionados con el trabajo que hayas comprado (como un nuevo teléfono u ordenador) pagarás también un 21%.

Al final del trimestre, debes sumar todos los IVAs que has recibido, restar los IVAs pagados, y la diferencia es lo que debes pagar a la Agencia Tributaria.

Lo harás con el modelo 303.

Si tratas con empresas clientes que están fuera de España (pero dentro de la UE) y están registradas en el IVA, puedes estar exento de pagar este impuesto.

Al final de cada año, también tendrás que presentar el Modelo 390 que incluye un resumen de todas las operaciones de IVA realizadas a lo largo del año.

¿Tienes alguna duda hasta ahora? Pregunta cualquier cosa a nuestros abogados especializados en derecho mercantil y fiscal para obtener una respuesta inmediata, o sigue leyendo para obtener más información:

Deducciones y bonificaciones para autónomos

Hasta aquí las malas noticias: todo lo que debes pagar.

Pero ahora vienen las buenas noticias: lo que puedes deducir y todos aquellos conceptos que te ayudarán a ahorrar dinero.

Y es que, en tu declaración de la renta, puedes deducirte varias facturas que has ido pagando a lo largo del año para que la base imponible final sea menor.

¿Qué puedes deducir exactamente?

Deducciones generales

Los principales elementos a deducir son

  • Tus cotizaciones mensuales a la Seguridad Social
  • Cualquier tipo de gasto relacionado con el mantenimiento de tu actividad como autónomo
  • Las facturas fiscales y contables que hayas pagado
  • Cualquier herramienta o servicio que funcione como base de suscripción que utilices para tus operaciones de trabajo
  • La cuota mensual de tu seguro médico (hasta 500 €)
  • Servicios como tus facturas de teléfono e internet
  • Suministros, como su oficina
  • Vehículos, en caso de que se hayan utilizado para tu actividad como autónomo

Deducciones por trabajar desde casa

Pero hay más. En caso de que trabajar desde casa, la lista sigue.

Si es así, puedes deducirte hasta el 30% de todos los gastos que hayas pagado (internet, teléfono, gas, agua, electricidad) pero sólo por la parte de tu domicilio proporcional al espacio dedicado a tu actividad profesional (medida por metros cuadrados).

Para ello, será imprescindible que registres tu domicilio y lo vincules a la dirección de tu negocio.

Además, también puedes reclamar hasta 26,67 euros diarios por gastos de alimentación y dietas en caso de que comas fuera de casa; mientras que esta cantidad aumenta hasta 48,08 euros en caso de que estés fuera del país.

Nota importante.

Para que todas las deducciones sean aplicables, deberás acreditar los gastos correspondientes mediante facturas formales, en las que deberá figurar tu nombre, dirección y número de identificación fiscal.

Deducciones de tu vehículo

Y, por último, en caso de que el uso de tu coche o moto sea explícitamente necesario para tus actividades como autónomo, también podrás deducir un 50% de los gastos relacionados.

Ten en cuenta que será necesario demostrar que has utilizado el vehículo con fines profesionales.

Declaraciones de impuestos como autónomo

Una vez al año tendrás que realizar la declaración anual de la renta, y lo harás a través del modelo 100. Este modelo recoge todos los ingresos que has recibido y los impuestos que has pagado durante el año anterior.

Sin embargo, hay dos opciones diferentes para el año en curso.

Si el 70% o más de tus clientes realizan retenciones de impuestos sobre los honorarios que te pagan, funcionarás de la siguiente manera.

En cada factura que envíes a tus clientes, puedes optar por restar del total un 15% de impuesto sobre la renta estándar, o un 7% reducido.

Luego, una vez que hagas tu declaración anual de la renta, y en función de lo que hayas generado durante el año y tras restar todas las diferentes deducciones y bonificaciones (como hemos visto en el apartado anterior), pagarás (o recibirás) la diferencia.

Pero también existe otra opción.

Utilizando el modelo 130, pagarías trimestralmente, por adelantado, un 20% de IRPF por todas las rentas que declaras trimestralmente (sin restar el 15 o 7% en cada factura).

Pero, si utilizas un sistema modular llamado «estimación objetiva», utilizarías en cambio el Modelo 131, y ahí tus niveles de renta se basarán en estimaciones y no en ingresos reales.

Calculadora fiscal para trabajadores por cuenta propia

Ahora que sabes cuáles son todos los impuestos y costes a los que te enfrentarás como trabajador autónomo en España, puedes empezar a valorar si hacerte autónomo es realmente el mejor camino.

Porque, como ya sabrás, la alternativa puede ser constituir una sociedad y limitarse a pagar el 25% del impuesto de sociedades aplicable.

Esta decisión (si hacerse autónomo o constituir una S.L.) no es sencilla, y es necesario tener en cuenta primero el importe final a pagar en ambas opciones, las bonificaciones y las deducciones aplicadas.

Por eso, nuestro equipo contable y fiscal puede ser tu mejor calculadora de impuestos como autónomo.

Te ayudaremos a definir los tipos exactos que acabarás pagando, y juntos encontraremos la opción más eficiente y recomendable para tu caso particular.

Sólo tienes que ponerte en contacto con nosotros a través del siguiente enlace, y nos pondremos en marcha ¡Rápido!

0/5 (0 Reviews)
impuestos para autónomos en España

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete a nuestra newsletter! | Subscribe to our newsletter!